En su columna exclusiva de la WTA, Martina Navratilova habla sobre Serena Williams y sugiere que no tendrá problemas para recuperar su espíritu competitivo después de su vuelta tras baja por maternidad.
WTA Staff
February 6, 2018

La maternidad no apaciguará a Serena Williams. Cuando regrese a la competición, comenzando con la Fed Cup esta semana, me imagino que va a ser la misma de siempre: será igual de competitiva, igual de fuerte, y seguirá luchando por cada victoria. .

Si la vida ahora es muy diferente para ella, lejos de la pista, no estoy esperando a una nueva Serena en la pista, especialmente porque ella quiere desesperadamente el récord de todos los Grand Slams y volver al No.1 del mundo de la WTA. Nunca ha sido alguien que permita que nada ni nadie se interponga en su camino, y no espero que eso haya cambiado cuando, con 23 Slams, está a punto de cumplir el récord de Margaret Court. Encontrar su espíritu competitivo de nuevo no será un problema cuando vuelva tras su baja por maternidad.

Martina Navratilova, Serena Williams (Getty Images)

Como una señal de su deseo de volver a ganar Grand Slams nuevamente, Serena dio todo de sí misma para tratar de estar lista para el Abierto de Australia. Eso me sorprendió, y estoy segura de que sorprendió a otros también. No pensé que siquiera intentaría estar en Melbourne, así que me impresionó que haya hecho un esfuerzo tan decidido para prepararse para el primer grande del  año, incluyendo viajando a Abu Dhabi para un partido de exhibición. Al final, se retiró del Abierto de Australia, pero el hecho de que incluso intentara estar allí debería darles a las otras jugadoras algo en qué pensar. La razón por la que Serena no jugó en el Abierto de Australia fue porque no estaba interesada en estar en la pista; a ella solo le importaba ganar el título. Como Serena sentía que no podía ganar el Abierto de Australia, ¿por qué jugar?

Cuando Serena vuelvo a la pista partidos WTA, puedes estar absolutamente seguro de que ella estará lista para ganar títulos otra vez. No habrá jugado durante más de 12 meses, su último torneo fue el Abierto de Australia 2017. Es un largo tiempo para estar lejos. Creo que el tiempor más prolongado que tuve, incluso después de una operación de rodilla, fue de dos meses. Y cuanto más tiempo esté lejos, más físico se volverá a estar donde estaba antes.

Una cosa es ausentarse durante un año cuando tienes 26 años, pero otra muy distinta hacerlo cuando tienes 36 años. Todo tarda más tiempo cuando eres mayor: recuperación, prevención de lesiones, recuperación de los partidos difíciles, obtener tu energía alta, trabajando en tu cuerpo. Así que supongo que tardará más tiempo volver a ponerse en forma y sentirlo en la pista.

Pero nadie debería cometer el error de subestimar a Serena; después de todo, ganó el Abierto de Australia el año pasado mientras estaba embarazada de dos meses de su hija. Serena es tan sólida y tiene el gran saque y las armas en su juego, por lo que le da mucha confianza. Así que puede que no tarde tanto  tiempo en recuperar la sensación de la pelota de nuevo.

Ayuda que Serena sea joven a los 36 años. Ella simplemente no ha jugado tantos partidos para alguien de su edad. Para comparar con el juego masculino, toma a Roger Federer, que nació en agosto de 1981, y que ha jugado casi 1400 partidos de individuales. Serena, nacida en septiembre de 1981, ha jugado algo más de 900. Eso marca una gran diferencia, ya que todo es acumulativo después de todos esos años. Significa que su cuerpo todavía es bastante joven, y su psique también es diferente, ya que sus partidos no siempre han sido tan duros, así que no ha estado bajo tanto estrés como podría haberlo estado.

Estoy segura de que Serena y Federer se inspiran mutuamente. Simplemente, se hacen jugar mejor al tenis. Hay una competición tácita allí, mientras que son abiertos sobre su admiración el uno por el otro. Supongo que siempre es más fácil hacer algo, como perseguir la historia del tenis, cuando lo haces en pareja que solo. Serena y Federer trabajando en pareja, eso es genial.