Ashleigh Barty, No. 77 del mundo, se impuso ante Garbiñe Muguruza en tres sets para llegar a la final más grande de su carrera en el Aegon Classic Birmingham.
WTA Staff

BIRMINGHAM, Inglaterra - Ashleigh Barty, No. 77 del mundo, alcanza la final más grande de su carrera tras derrotar a Garbiñe Muguruza en tres sets en el Aegon Classic Birmingham.

 Muguruza, ex finalista de Wimbledon, lideró el primer set, pero no pudo frenar la remontada de la australiana quien ganó por 3-6, 6-4, 6-4.

Barty, la primera australiana en llegar a la final desde Jenny Byrne en 1992, se enfrentará a la resurgente Petra Kvitova en el partido por el título. La jugadora checa avanzó a la final después de que su compatriota Lucie Safarova se viese obligada a retirarse debido a una lesión.

 

"Creo que jugó muy bien", dijo Muguruza en su conferencia de prensa después del partido. "Ella era fue inteligente con su golpe cortado, que creo que es un golpe difícil en la hierba.

"Por supuesto que estoy decepcionada porque pensé, ya sabes, podría hacer lo mismo que los partidos anteriores y conseguir una victoria. Pero supongo que ella jugó mucho mejor hoy ".

Una fenomenal actuación dio Muguruza el primer set, consiguiendo el 81% de sus primeros servicios en, disparando tres aces y no permitiendo a Barty ninguna oportunidad de break.

Pero en el segundo todo fue acerca de los golpes de Barty, con la australiana atacando a Muguruza con complicado golpe de revés.

Rompió el saque de la española dos veces en los últimos dos sets, juntando una abrumadora ventaja de 5-1 en el set decisivo. Muguruza esquivó dos pelotas de partido y recuperó uno de los breaks para poner a Barty bajo presión.

Pero Barty respondió de inmediato, rompiendo el saque de Muguruza nuevamente y sellando su lugar en la final de Birmingham y segunda de su carrea después de una hora y cincuenta minutos en la pista.

Barty, la primera australiana en llegar a la final desde Jenny Byrne en 1992, se enfrentará a la resurgente Petra Kvitova en el partido por el título. La jugadora checa entró en la final después de que su compatriota Lucie Safarova se viese obligada a retirarse debido a una lesión.

"No creo que puedas encontrar a ninguna jugadora de tenis que no esté contento de ver a [Petra] de vuelta y genuinamente satisfecha de que vuelva a la WTA y tenga éxito", dijo Barty. "Ella es una de las chicas más simpáticas y agradables, no sólo en el mundo del tenis. Es tan bueno tenerla de vuelta en la pista.

"Obviamente es un gran desafío para mí mañana. Ella ha ganado Wimbledon un par de veces y es increíble en hierba. Así que va a ser una buena batalla para mí".