La semifinalista del Abierto de Francia de 2016, Kiki Bertens, está de nuevo en la tierra batida y en la segunda ronda del Ladies Championship Gstaad, dejando caer el lunes, sólo cuatro juegos ante la siempre peligrosa Aleksandra Krunic.
WTA Staff

GSTAAD, Suiza – Puede que hayan pasado  menos de 24 horas desde el fin de Wimbledon, pero la WTA está de vuelta en tierra batida para la segunda edición del Ladies Championship  Gstaad. La cabeza de serie No. 2, Kiki Bertens, no tuvo problemas en una complicada primera ronda para vencer a Aleksandra Krunic, 6-3, 6-1.

"Me sentía muy bien", dijo Bertens después del partido. "Es genial estar de vuelta aquí, tuve buenos recuerdos del año pasado, aunque por el clima, fue un poco diferente hoy, pero estaba muy feliz de terminar mi primera ronda el lunes".

Gstaad sufrió una tempestuosa primera puesta en escena del evento el año pasado, con retrasos de lluvia interrumpiendo los partidos durante la mayor parte de la semana. Pero las condiciones parecían favorecer a Bertens -que acababa de pasar por la lluvia en camino a las semifinales de Roland Garros unas semanas antes- y cayendo en la final ante la favorita de su ciudad natal, Viktorija Golubic, en tres complicados sets.

"Creo que empecé el lunes o el martes del año pasado, pero no lo terminé hasta el viernes, así que jugué el torneo en tres días, estoy muy contenta de estar en la segunda ronda el lunes".

De vuelta a su querida tierra después de una primera derrota en Wimbledon frente a Sorana Cirstea, Bertens luchó durante sus cinco primeros juegos de servicio antes de obtener el break crucial en el sexto y tomar el control desde allí. La  jugadora de 25 años alcanzó su ranking más alto de número 18 en mayo y mostró ese nivel hasta cruzar la línea de meta, dejando caer un juego más para avanzar en 62 minutos.

"Hace calor, y con la altitud, la bola está botando mucho, Krunic tenía muchos problemas con ella, y es difícil controlar la pelota. Creo que hoy he hecho un buen trabajo".

La siguiente rival para Bertens será la jugadora de la previa Anna Zaja, que superó a Patricia Maria Tig, 6-2, 6-3. Mientras tanto, la cabeza de serie No. 2 está disfrutando de estar de vuelta en su superficie favorita.

No creo que la hierba sea lo mejor, y prefiero la tierra, así que para mí siempre es difícil perder temprano en Wimbledon, pero una gran cosa es que puedo empezar a entrenar en tierra y que siempre trae una sonrisa a mi cara.

En otros partidos, la cabeza de serie número 4, Mona Barthel, fue la primera cabeza de serie en caer, perdiendo tras tener un set de ventaja ante la creciente estrella griega Maria Sakkari, 4-6, 6-3, 6-3; la cabeza de serie No.6 Carina Witthoeft evitó un tercer set para superar a Sílvia Soler-Espinosa, 6-3, 7-6 (5). La joven eslovaca Rebecca Sramkova venció a Nina Stojanovic, 6-3, 6-4, mientras que la americana Louisa Chirico superó a la jugadora de la previa Tereza Smitkova, 7-6 (5), 6-4