La estadounidense está decidida a controlar la afección y continuar su carrera en el tenis después del tratamiento.
WTA Staff
October 10, 2019

Danielle Collins ha comenzado el tratamiento para la artritis reumatoide, una afección inflamatoria crónica que causa dolor e hinchazón en las articulaciones del cuerpo.

La estadounidense, de 25 años, que es la No.33 del mundo de la WTA y llegó a las semifinales del Abierto de Australia en enero, se convierte en la segunda jugadora líder de la WTA en ser diagnosticada con AR en las últimas dos temporadas después de Caroline Wozniacki de Dinamarca.

Lee más: Caroline Wozniacki diagnosticada con artritis reumatoide

"No me he sentido demasiado bien durante bastante tiempo, pero ha sido un alivio y completamente confirmatorio la causa detrás de mi dolor", escribió Collins en Instagram.

“Ahora que he comenzado el tratamiento, estoy ansiosa por aceptar este próximo desafío en la vida. Sin duda, cada día saludable es un regalo y estoy cien por cien comprometida a mantenerme fuerte y continuar luchando dentro y fuera de la pista de tenis.

"Si bien no estoy segura de cuál será mi viaje hacia la recuperación, sí sé que me siento realmente positiva de volver a la pista.

"Siento que ahora puedo mejorar y abordar las necesidades de mi cuerpo para combatir esta enfermedad".

El equipo médico de Collins cree que había estado padeciendo la afección durante algún tiempo, pero no fue hasta hace poco que le diagnosticaron artritis reumatoide.

"Es un gran alivio obtener un diagnóstico porque, como atleta, todo es físico para mí y ahora puedo planear atacar esta enfermedad con un plan estratégico", dijo Collins.

El plan de Collins incluye una gran participación de su equipo para examinar e identificar el mejor enfoque para mitigar los efectos de la afección.

Esto incluye ajustes en su dieta y la adaptación de entrenamiento y acondicionamiento fuera de la pista, así como ajustes en su horario de juego para acomodar el tiempo de recuperación que su cuerpo ahora necesita.

"Como atleta profesional, se te recuerda constantemente que tu cuerpo es tu templo", agregó Collins.

"Todo es físico para mí, y he llegado a apreciar cómo las condiciones mentales y físicas están alineadas, cómo cada músculo y articulación del cuerpo están en sintonía entre sí. Mi salud es de suma importancia para mí. Estoy lista para luchar contra la artritis reumatoide".

 

El médico de atención primaria de Collins, el Dr. Clifton Page, dijo que los tratamientos modernos "pueden controlar los síntomas, limitar la destrucción de las articulaciones y preservar la longevidad de las carreras de los atletas".

"Para un atleta de élite, la artritis reumatoide no es un diagnóstico que termina su carrera", dijo en un comunicado.

"Ser educado sobre la enfermedad y tener un buen plan de cómo llevarlo puede ayudar a mantener a los atletas jugando a su máximo potencial. El tratamiento incluye no solo tomar la medicación adecuada para limitar los brotes, sino también una dieta adecuada, rehabilitación, descanso y recuperación".