Monica Puig derrotó a Angelique Kerber, cabeza de serie número 11, en el transcurso de una épico partido a tres sets en el Dongfeng Motor Wuhan Open.
WTA Staff
September 23, 2019

WUHAN, China - Monica Puig obtuvo una emocionante victoria sobre Angelique Kerber, cabeza de serie número 11, en la primera ronda del Dongfeng Motor Wuhan Open, 7-6 (5), 5-7, 6-1.

En una épico de alta calidad de innumerables cambios, que duró dos horas y 49 minutos de duración, la puertorriqueña repitió su éxito final olímpico de 2016 sobre su rival alemana, mostrando una fuerza mental formidable para ganar el set de decisivo después de desperdiciar dos pelotas de partido en el segundo y luego fallando cuando sacaba para un lugar en la segunda ronda.

Cuando comenzó el set decisivo, el impulso parecía estar a favor de la No.12 del mundo, que que parecía haber sofocado el gran golpe de su oponente. Sin embargo, Puig, quien celebrará su 26 cumpleaños viernes, mostró una madurez encomiable para recomponerse y avanzar a  3-3 en su carrera frente a la tres veces ganadora de Grand Slam.

"No creo que he entrenad tanto en mucho tiempo", reflexionó Puig sobre su entrevista en la pista después del partido. "Tuve dos pelotas de partido en el segundo set, pero Angie es una luchadora, solo tuve que entrar al tercer set y reiniciar.

“Ella me lleva a otro nivel. Solo tenía que seguir luchando y creer en mí misma".

Cuartofinalista en Wuhan el año pasado, salió disparando en el primer set, con siete ganadores en los primeros cuatro juegos para dejar en claro sus intenciones ofensivas durante la duración del encuentro.

Kerber absorbió el poder admirablemente y luego produjo un juego de presión que le permitió avanzar en el marcador por primera vez al romper.

Sin embargo, no pudo aprovechar esta ventaja. Después de que los primeros seis juegos se fueran con el saque, los cuatros siguientes resultaron en breaks.

Cuando se alcanzó el clímax del primer set, el estándar del partido se disparó. El contragolpe de Kerber fue especialmente impresionante, ya que mantuvo el servicio para forzar un tiebreak, en el que Puig fabricó una ventaja de 4-1 con un fabuloso tenis, cuyo punto culminante fue un ganador de lob atlético.

La No.71 del mundo de la WTA se volvió un poco más tentativa a medida que avanzaba el juego decisivo, pero su ventaja inicial fue suficiente para verla cruzar la línea de meta.

 

Durante gran parte del segundo set, parecía que Puig cerraría el partido en dos. Rompió temprano y luego mostró una gran resistencia para frustrar persistentemente a Kerber, que hacía preguntas regulares sobre su servicio.

De hecho, fue la jugadora de menor ranking, la que parecía tener el segundo break crucial mientras creaba un punto para hacerlo a mitad del set, y luego creó dos pelotas de partido en 5-4. Kerber, sin embargo, guardó su mejor tenis para estos momentos y no dejó a Puig acabar el partido.

La ganadora de Wimbledon 2018 luego mostró su calidad de campeona al contragolpear brillantemente para ganar tres juegos sucesivos y forzar un set decisivo.

Si bien e podría haber esperado un pequeño bajón de Puig, se encontró fortalecida, auqneu tuvo una poco de ayuda cuando Kerber cometió dos dobles faltas en el juego de apertura.

Sin embargo, los momentos decisivos del partido llegaron a la mitad del set. Puig se encontró 0-40 abajo en el servicio, pero se libró brillantemente de la situación gracias a una sucesión de golpes poderosos y precisos.

Esta secuencia fue la que finalmente rompió la moral de Kerber, y estando aparentemente al mando, perdió su saque en 15 dos veces en los últimos tres juegos cuando Puig organizó un choque de segunda ronda con Alison Riske.