La ex No. 1 del mundo Victoria Azarenka salvó tres pelotas de partido para lograr una gran remontada tras estar más de un año de ausencia fuera de la competición, sobreviviendo a la joven japonesa Risa Ozaki en tres sets en el Mallorca Open.
WTA Staff

MALLORCA, España – La ex No. 1 del mundo Victoria Azarenka estuvo a un juego de la derrota en su primer partido desde el Abierto de Francia 2016 antes de que la oscuridad detuviera el partido. Tras la reanudación, la bielorrusa salvó tres pelotas de partido para conseguir la emocionante victoria sobre Risa Ozaki, 6-3, 4-6, 7-6 (7).

Azarenka estaba en medio de un renacimiento de su carrera el año pasado, ganando el indestructible Indian Wells-Miami Sunshine Double, con victorias sobre Serena Williams y Angelique Kerber en el camino. Apartada el resto de la temporada para dar a luz a su bebé Leo, la dos veces campeona del Abierto de Australia modificó su regreso planeado antes de lo previsto después de inicialmente decidir volver en el Bank of the West Classic en Stanford.

Empezando el partido el martes por la noche contra Ozaki, era como si nunca se hubiera ido, ganando los primeros cuatro puntos y ganando el primer set con facilidad.

Ozaki se hizo notar en Miami, llegando a la cuarta ronda tras superar la previa,  y comenzó a demostrar por qué ella es una de esas jugadoras a seguir mientras el partido continuó, jugando una defensa impecable y provocando errores de la raqueta de una Azarenka ocasionalmente demostrando la falta de rodaje.

Liderando por un doble break en el set decisivo, Ozaki vio su ventaja estrecha, pero no obstante consiguió estar a un juego de la victoria cuando el partido se suspendió por falta de luz.

Sacando para el partido el miércoles, la de 24 años de edad perdió su saque sólo para ganar siete puntos consecutivos y tener tres pelotas de partido en el penúltimo juego.

Azarenka limpió su juego para salvar los tres y atacar cuando perdía 3-5 en el tiebreak que ganó con agallas después de dos horas y 44 minutos en la pista (con una noche de descanso en el medio).

En total, Azarenka mostró su agresión de marca registrada, golpeando 30 ganadores por 41 errores no forzados, y aprovechó siete de 11 oportunidades de break.

"Sólo tenía que jugar de la misma manera que empecé el partido," dijo Azarenka. "Comenzar a ser agresiva, comencé a mirar la pelota demasiado y realmente no golpear la pelota, así que había un montón de errores fáciles donde no terminé la pelota.

"Tuve que centrarme realmente en eso, y definitivamente hoy tuve que intensificar con mi mentalidad porque era bueno en el principio, pero definitivamente se redujo en el segundo set. Sólo necesito mantener la misma intensidad incluso si el juego no va bien para mí."

Ahora la bielorrusa se medirá ante la joven croata Ana Konjuh, quien eliminó a Ons Jabeur en su partido de apertura.