NUEVA YORK, EE. UU. - A los 21 años, Naomi Osaka todavía no está acostumbrada a ver en el otro lado de la red a una oponente más joven y menos experimentada. A pesar de ser la No. 1 del mundo y haber ganado dos Grand Slams, Osaka está acostumbrada a ser la persona más joven en la sala, la que todavía está acumulando experiencia tanto dentro como fuera de la pista.

Pero el aumento de adolescentes en el WTA Tour en 2019 ha llevado a cambios importantes inmediatos, uno que en realidad inició la temporada de Osaka cuando jugó su primer partido del año contra Destanee Aiava, de 18 años, en Brisbane. Luego vino un duelo fantástico con Iga Swiatek, de 18 años, en Toronto a principios de este mes, lo que llevó a una sesión de entreno en Nueva York.

En la ceremonia del sorteo en Toronto, sentada junto a Bianca Andreescu, la canadiense de 19 años dijo que se sintió inspirada por el éxito de Osaka. Es un sentimiento que escuchas a menudo cuando le preguntas al grupo más joven sobre Osaka.

Si Naomi puede hacerlo, ¿por qué nosotras no? Si Naomi puede hacerlo, ¿qué estamos esperando? Si Naomi puede hacerlo, nuestro momento es ahora.

"No puedo ser todo blanda y tierna. Tengo que pisar el acelerador. Podría ser vieja, pero aún puedo ganar un par de partidos".

- Naomi Osaka

A raíz de los increíbles 18 meses de Osaka, que la vieron ganar Indian Wells, el US Open, el Abierto de Australia y alcanzar el número 1, una oleada de jóvenes talentos se abrió paso en el centro de atención y se apresuraron a dar crédito a su ejemplo.

Para sorpresa de nadie, Osaka dice que todavía se está adaptando.

"Es un sentimiento extraño, pero luego me doy cuenta de la edad que tienen y creo que siempre hay una nueva generación", dijo Osaka en Cincinnati. "Definitivamente es muy extraño, pero creo que es algo a lo que me tengo que acostumbrar".

"Pero al mismo tiempo no puedo ser tan blanda y tierna. Tengo que pisar el acelerador. Podría ser vieja, pero aún puedo ganar un par de partidos", dijo antes de soltar una carcajada.

No habrá tiempo para el comportamiento blando de Osaka el sábado, donde se enfrentará a Coco Gauff, de 15 años, en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos. Es el partido decisivo de la tercera ronda y uno que seguramente hará que el Estadio Arthur Ashe se balancee dada la emoción en torno a las posibilidades de Gauff.

Pero si los fans buscan intereses extracurriculares, tendrán que buscar en otro lado.

"Entrené on ella, creo que tenía 13 años, en el Miami Open", dijo Gauff a los periodistas después de su dramática victoria en tres sets sobre Timea Babos en la segunda ronda. "Eso fue súper genial.

"Pude mantener la pelota en la pista. Estaba súper nerviosa. Ella se está preparando para un torneo, así que no quería arruinar su entreno".

"Pero es una persona súper dulce. Quiero decir, mi papá y su papá se conocen desde hace mucho tiempo. Siempre hablan todo el tiempo".

"Es una gran persona. Es agradable. Su madre es una de las personas más simpáticas de la historia. Es increíble. Toda su familia es genial".

Osaka dijo que ve una versión más organizada de su yo joven cuando ve a Gauff en el vestuario.

"Fuera de la pista parece que soy yo", dijo Osaka. "Bueno, parece un poco más como si supiera lo que está haciendo".

"La vi en el vestuario, y ella solo tenía los auriculares puestos. Estaba como, Oh, resulta familiar. Solo fui hacia ella y hablé un poco. Es súper dulce".

"Sé que es súper joven, y sé que es un poco difícil hacer la transición. Ni siquiera era una junior, pero solo puedo imaginar que como junior juegas estos torneos con tus amigos, y luego vienes a los profesionales y a ti no te conoce nadie.

"Es una chica realmente talentosa. Me encantaría que saliera un poco de su caparazón.

"Me di cuenta de que eso es probablemente lo que la gente dice de mí también".

El sábado, Osaka y Gauff dejarán de lado su creciente amistad para la primera entrega de una creciente rivalidad en la pista. El partido será una prueba para ambas mujeres.

"Tengo curiosidad por ver cómo mi juego concuerda con el suyo. Obviamente quiero ganar".

- Coco Gauff

Para Gauff, será una prueba de su juego. La joven está buscando llegar a los octavos de final en un segundo Grand Slam consecutivo después de hacerlo en Wimbledon, y el juego de alto octanaje de Osaka será un gran paso adelante de la oposición a la que se ha enfrentado hasta ahora en su joven carrera. La jugadora mejor clasificada que Osaka ha vencido en su carrera es la No.44 Venus Williams en Wimbledon, y en su primer partido contra una jugadora del Top 10, Simona Halep la manejó con relativa facilidad en una victoria 6-3, 6-3 en Wimbledon.

El servicio y la derecha de Osaka han estado funcionando a la perfección hasta ahora en Nueva York y será interesante ver cómo Gauff maneja los intercambios de derecha cruzadas que Osaka puede dominar.

"Honestamente, creo que es una gran inspiración para todas", dijo Gauff. "Tiene 21 años. Tiene dos Slams. Todavía está luchando por más.

"Creo que es una persona súper agradable dentro y fuera de la pista. Compite muy bien allí afuera. Creo que nos muestra cómo competir y también la forma de estar fuera de la pista".

Ambas somos bastante jóvenes, pero soy un poco más nueva en el juego. Así que tengo curiosidad por ver cómo mi juego coincide con el suyo. Obviamente quiero ganar".

Para Osaka, el partido será una prueba de sus nervios. El estadio de tenis más grande del mundo estará repleto y, uno esperaría, que no estén de su lado. Esta no es una experiencia nueva para Osaka, flashback de 12 meses aquí, pero esta vez es la favorita para ganar y la portadora de la presión.

Osaka dice que tiene más curiosidad que nada por ver a Gauff de cerca.

"Para mí, cuando escucho a la gente hablar sobre alguien, quiero tener la oportunidad de jugar contra esa persona para evaluarlo por mí misma".

Antes de enfrentarse a Swiatek en Toronto, se le preguntó a Osaka qué esperaba contra la adolescente polaca. Su respuesta proporcionó una visión de una jugadora consumada que todavía es lo suficientemente joven como para recordar cómo fue pisar la cancha sin nada que perder y nada que demostrar.

"Ella es joven, y las jóvenes generalmente no tienen miedo", dijo Osaka entonces.

"Lo sé por experiencia."