NUEVA YORK, NY, EE. UU. - El anuncio de que la 23 veces campeona de Grand Slam, Serena Williams, se enfrentaría a la ex número 1 del mundo, Maria Sharapova, en la primera ronda del US Open de este año repercutió en el mundo del tenis, convirtiéndose rápidamente en uno de esos " ¿Dónde estabas cuando ...? momentos para las mejores jugadoras del juego.

GALERÍA: Ascendencia estadounidense - 20 años de campeonas del US Open

"Alguien me envió un mensaje de texto al respecto", dijo la finalista de 2017 Madison Keys, recién ganando el  título en el Western & Southern Open en Cincinnati. "Creo que estaba de compras, no tenía idea de que el sorteo realmente estaba sucediendo. Así que fue como, '¡Dios mío! ¡Mira esta primera ronda!'"

Para la actual campeona de Wimbledon, Simona Halep, el enfrentamiento del lunes le resultó familiar, ya que propia rumana fue sorteada con Sharapova hace dos años en este torneo, cayendo en lo que se consideró como uno de los mejores partidos de la temporada.

"No hablamos de eso", dijo Halep, sonriendo. "Ya pasó, así que viviremos el presente. Será un gran partido, definitivamente. Si es el lunes, lo veré. Si fuese el martes, no, porque tengo un partido".

Dejando a un lado los conflictos de programación, Naomi Osaka, la mejor cabeza de serie, quien jugó contra Williams para ganar su primer título de Grand Slam en el US Open el año pasado, predijo que todos los ojos estarían en el choque, el número 22 en total y el primero desde el Abierto de Australia 2016.

"Por supuesto que lo voy a ver. Sé que todos lo van a ver", dijo el viernes, refiriéndose a los periodistas presentes en el Media Day del US Open. "Creo que todos en Nueva York lo van a ver".

"No estoy tan sorprendida de que eso haya sucedido, porque en cada Grand Slam siempre hay algún tipo de drama. ¿Sabes a qué me refiero? Como, habrá una primera ronda donde será como, 'Oh, Dios mío'".

"Por supuesto que lo voy a ver. Sé que todos lo van a ver. Creo que todos en Nueva York lo van a ver".

- Naomi Osaka

La campeona de la Rogers Cup, Bianca Andreescu, estuvo de acuerdo, citando el encuentro entre canadienses en el lado masculino entre Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime.

"Creo que jugaron aquí hace dos años", dijo, y agregó con una risita conspirativa, "¡Siento que los sorteos están amañados a veces porque los canadienses siguen jugando entre ellos en la primera ronda!"

La cabeza de serie número 2, Ashleigh Barty, jugó contra Sharapova en la primera ronda de su propia campaña de Cincinnati, tal vez explicando la actitud franca de la Aussie con respecto al enfrentamiento.

"Hay muchas otras primeras rondas de calidad. No es la única primera ronda del cuadro".

Keys luego teorizó que el vestuario se enfoca menos en las rivalidades individuales y más en los arquetipos de estilo de juego, y en cómo son el uno con el otro.

"Tendrás situaciones en las que tendrás personas que juegan de manera muy similar y verás a ver qué pasas, o dos jugadoras que juegan de manera completamente diferente, o un enfrentamiento donde el estilo de juego de una persona frustra completamente a la otra jugadora. Creo que eso es lo que más me interesa

"Uno cuestiona cómo una jugadora manejará las fortalezas de otra jugadora. Nos intriga el contraste de los estilos de juego y cómo va a funcionar eso. Es mucho más que eso que una persona específica frente a una persona específica".

Presionada para elegir una ganadora, la estadounidense, junto con el resto de sus colegas, se abstuvo, opinando sobre cómo el partido es sintomático de la profundidad evolutiva del juego.

"Mirando a quien haya ganado los últimos Slams o grandes torneos, piensas, 'Bueno, eso tiene sentido'. Es una lista de 25 personas diferentes, pero nunca hay una semana en la que pienses: "¡No lo vi venir!" En cambio, piensas: 'Eso tiene sentido porque es realmente buena y ha estado jugando bien.

"Todos son favoritas. Todas con candidatas.  Ya nada es sorprendente".