LONDRES, Reino Unido – La cabeza de serie No.9 Sloane Stephens tuvo un buen comienzo en su campaña de Wimbledon 2019, registrando su primera victoria en hierba desde 2016 con una victoria ante Time Bacsinszky por 6-1, 6-4 en una hora y ocho minutos.

La estadounidense, que sufrió pérdidas en la primera ronda en SW19 en 2017 ante Alison Riske y en 2018 ante Donna Vekic, mostró algunas tácticas de pista hierba enfocadas en la red, subiendo en cada oportunidad y demostrando ser particularmente segura para ganar 18 puntos. De hecho el único defecto de Stephens fue cerrar el partido, perdiendo su saque en blanco con juegos pobres cuando intentó cerrar los dos sets.

No obstante, la ex No. 3 del mundo mantuvo su récord invicto ante Bacsinszky, después de haber derrotao a la jugadora suiza en Luxemburgo en 2013 y en una eliminatoria en la Fed Cup en febrero.

Stephens tardó un juego para establecerse por completo, necesitando defenderse de dos puntos de break, pero una vez que la cuartofinalista de 2013 pasó la prueba, avanzó de un  modo impresionante.

Construyendo puntos con inteligencia y avanzando por la pista con intención, la jugadora de 26 años de edad rompió a Bacsinszky dos veces, una con un ganador de derecha  y otra vez castigando un segundo servicio.

Bacsinszky, cuya remontada por una cirugía de mano el año pasado vio dispararse del  No. 745 del mundo al No.112 del mundo en cinco meses, entre agosto de 2018 y enero de 2019, se ha estancado en los últimos tiempos, y esta derrota se produce poco después de las derrotas en la fase previa en Roland Garros y Eastbourne ante Kurumi Nara y Viktorija Golubic respectivamente. La dos veces semifinalista de Roland Garros no pudo encontrar un ritmo consistente ni en sus golpes marca registrada ni en sus  intercambios, perdiendo 15 de 16 puntos en la mitad del primer set y, en última instancia, sumando 15 errores no forzados por solo cuatro ganadores.

La ex No. 9 del mundo tampoco pudo aprovecharse de un rayo de esperanza cuando Stephens no pudo cumplir con el set: Bacsinszky, que se estaba escapando de su revés, inmediatamente se quedó atrás en el siguiente juego, y Stephens volvió a encontrar su forma y ganó el set con una volea de revés elegante.

Con la espalada contra la pared, Bacsinszky comenzó a ir a por todo. La cuartofinalista de 2015 no pudo frenar el ritmo de Stephens, sin importar cuantos golpes cortados o con efecto ponía en sus golpes, mientras que sus dejadas quedaban sentadas por mucho tiempo para que Stephens las alcanzara, es hizo que se quedara atrás 1-3.

Aunque Bacsinszky luchó duramente para mantenerse en contacto con la semifinalista de Madrid, una vez más no pudo aprovecharse de un salvavidas sorpresa en la parte final del set cuando Stephens no pudo cerrar el partido mientras sacaba. La No.91 del mundo tenía un punto para igualar en 5-5, pero se le escapó un golpe de derecha.

Stephens necesitó poco estímulo para reanudar el control, estableciendo una pelota de partido para capturar un brillante rally de 22 golpes con otro fuerte ataque de volea, su vigésimo quinto ganador, antes del 15º error no forzado de Bacsinszky del día que selló la victoria. El siguiente en la segunda ronda para Stephens será Wang Yafan o la jugadora de la previa Tereza Martincova.