Hace exactamente tres años, Ashleigh Barty volvió a entrar en el ranking de la WTA en el No. 623 del mundo después de llegar a las semifinales del evento de la ITF  Eastbourne 50k, su primer torneo después de una pausa de dos años en el deporte en el que la australiana no estaba segura si alguna vez regresaría.

Pero, recuperada de su agotamiento adolescente y entrenando en el deporte en sus propios términos, Barty ha protagonizado una de las remontadas más notables en la historia del tenis. Su ascenso desde que regresó ha sido meteórico, como corresponde al ex prodigio juvenil cuyo talento natural había sido evidente para el mundo desde que ganó el título junior de Wimbledon a los 15 años de edad en 2013, y la semana pasada lo superó con su primer trofeo de Grand Slam en Roland Garros, perdiendo solo dos sets en camino a convertirse en la primera mujer australiana en ganar el Abierto de Francia desde Margaret Court en 1973.

Esta vez, el año pasado, Barty aún no había ganado un título por encima del nivel internacional o había llegado a la segunda semana de un Grand Slam. Pero los éxitos han sido abundantes y rápidos en los últimos nueve meses: un debut en la cuarta ronda en el US Open el año pasado, la victoria en el WTA Elite Trophy Zhuhai para finalizar 2018 con su título más grande hasta la fecha, una primera carrera de cuartos de final en el Australian Open en enero y un primer trofeo Premier en Miami en marzo fueron todos los peldaños que condujeron al triunfo parisino de la joven de 23 años la semana pasada. También son la base de un nuevo ranking de No.2 del mundo, donde Barty se encuentra a sí misma a solo 136 puntos sobre la No. 1 del mundo, Naomi Osaka, por delante de Wimbledon, donde ambas jugadoras solo tienen puntos de tercera ronda por defender.

Los rankings de la WTA también han sufrido grandes cambios en dobles: Kristina Mladenovic, la nueva campeona de Roland Garros junto con Timea Babos, asciende al número 1 del mundo por primera vez, convirtiéndose en la 42do número 1 del mundo desde el inicio de los rankings computadorizados en 1975 y la segunda francesa en ocupar el primer lugar después de Julie Halard-Decugis en 2000. Mladenovic desplaza a Katerina Siniakova, quien reinó durante 33 semanas.

Aquí los cambios más notables en el ranking WTA de la semana de 10 de junio 2019

Johanna Konta (+8, 26 a 18): Después de alcanzar su nivel más alto de su carrera de número 4 del mundo después de la segunda semifinal de su carrera en Wimbledon 2017, las fortunas de Konta sufrieron una desaceleración, durante casi dos años. La británica terminaría ese año con una racha de cinco derrotas consecutivas, y para julio de 2018 había caído al número 50. Durante los próximos 10 meses, la clasificación de Konta se estancaría, nunca cayó del Top 50, pero nunca estuvo por encima del No. 38, hasta su inesperado renacimiento de arcilla en los últimos dos meses. Las finales en Rabat y Roma anunciaron una tercera semifinal de Grand Slam en Roland Garros la semana pasada, y un regreso al Top 20 por primera vez desde marzo de 2018.

Petra Martic (+7, 31 a 24): Antes de este año, aún faltaban tres grandes logros para Martic, a pesar de estar muy cerca de cada uno. La croata había llegado a dos finales de la WTA, Kuala Lumpur 2012 y Bucarest 2018, pero perdió ambas; ella había estado en la cuarta ronda de los cuatro Slams, pero cayó en esa etapa cada vez. Además, a pesar de comenzar en 2019 en el puesto más alto en el No. 31 del mundo, el Top 30 también quedó fuera de alcance. Comenzar el año con un modesto récord de 3-5 no fue la ruta más obvia para un cambio, pero una vez que Martic volvió a tener arcilla debajo de los pies, la redención fue espesa y rápida. Un tardío título de individuales en Estambul le quitó ese agobio y le permitió a la jugadora de 28 años romper el Top 30, y allanó el camino para un debut de cuartos de final de Grand Slam en Roland Garros, incluida una sorpresa ante la No. 2 Karolina Pliskova en la tercera ronda, eso amplió el récord de arcilla de Martic este año a 15-3 y aseguró un nuevo alto ranking de su carrera.

Amanda Anisimova (+25, 51 a 26): En esta ocasión, el año pasado, la estadounidense se encontraba en medio de una pausa de cuatro meses para recuperarse de una lesión en el pie que la había afligido en un momento particularmente inoportuno, deteniendo su impulso justo después de que ella había derrotado a la Top 10 Petra Kvitova en camino a la cuarta ronda de Indian Wells en 2018. Pero el ascenso de Anisimova ha sido espectacular desde que regresó a la acción. Con un ranking tan bajo como el No.198 del mundo en julio pasado, la joven de 17 años llegó al Top 100 con una primera final en Hiroshima en septiembre, y un primer título en abril este mes de abril la preparó para una sorprendente carrera a las semifinales de Roland Garros que contó con una impresionante sorpresa en los cuartos de final de la campeona defensora Simona Halep. En consecuencia, Anisimova, la jugadora más joven en alcanzar las los semifinales desde la carrera de Nicole Vaidisova en Roland Garros 2006, casi reduce a la mitad la clasificación más alta de su carrera antes de París, logrando su debut en el Top 50 y el Top 30.

Sofía Kenin (+5, 35 a 30): la estadounidense, que ganó su primer título en Hobart en enero, ha estado construyendo silenciosamente una reputación como una peligrosa flotante en cualquier cuadro. Sin embargo, después de sorprender a Serena Williams en la tercera ronda de Roland Garros para hacer la segunda semana de un Grand Slam por primera vez, Kenin ciertamente ha consolidado la parte "peligrosa", pero ahora que ha logrado el Top 30 como resultado, es poco probable que la joven de 20 años pueda ser considerada una flotante por mucho más tiempo.

Veronika Kudermetova (+8, 68 a 60): La rusa empezó Roland Garros haciéndose notar para lo que sería una letanía de sorpresas, recuperándose de un primer 6-0 para eliminar a la ex No. 1 del mundo Caroline Wozniacki 0-6, 6- 3, 6-3 en la primera ronda. Kudermetova no es ajena a dar sorpresas: la jugadora de 22 años derrotó a una jugadora del Top 30 en cada uno de sus primeros dos cuadros principales de la WTA el año pasado, pero la victoria de Wozniacki, su primera sobre una oponente del Top 20, fue su más grande. Habiendo superado el Top 100 por primera vez en febrero, Kudermetova alcanza otro récord en su carrera como resultado de su camino a la tercera ronda.

Sara Sorribes Tormo (+11, 75 a 64): la española siguió tras una segunda ronda en Roland Garros con una carrera hacia la final más grande de su carrera en el Bol 125K la semana pasada. Sorribes Tormo acumuló impresionantes victorias en dos sets sobre Beatriz Haddad Maia, Laura Siegemund y Anna Karolina Schmiedlova antes de caer ante la campeona defensora Tamara Zidansek en la final.

Iga Swiatek (+37, 104 a 67): Un año después de levantar el trofeo de dobles de Roland Garros, la campeona junior de Wimbledon, Iga Swiatek, tuvo un impacto en su debut en el cuadro de profesionales. La polaca, que alcanzó su primera final de la WTA en Lugano en abril y que cumplió 18 años durante la quincena, derrotó a Wang Qiang por 6-3, 6-0 en su primer encuentro con una jugadora del Top 20, y finalmente llegó a la cuarta ronda. Antes de caer ante Simona Halep. Swiatek, quien logró entrar en el Top 100 después de su éxito en Lugano, como resultado, regresa bien dentro de ese ranking.

Kaia Kanepi (+17, 88 a 71): La gran artistas en lograr sorpresas Kaia Kanepi, volvió a hacerlo en Roland Garros. La estonia sorprendió a Julia Goerges al sumar su séptima victoria sobre una cabeza de serie en la primera ronda de un Slam, y pasó a hacer la segunda semana de un Grand Slam por novena vez en total antes de caer ante Petra Martic en la cuarta ronda.

Anna Blinkova (+28, 117 a 89): la carrera de Blinkova a la tercera ronda de Roland Garros fue una de las actuaciones más fuertes del torneo. A partir de la segunda ronda de clasificación, la rusa se recuperó de al menos un break en cuatro sets decisivos consecutivos, superando a Anhelina Kalinina 3-6, 6-2, 6-2 desde 0-2 en el tercero; Julia Glushko 0-6, 6-4, 6-4 desde 0-3 abajo en el tercero, Margarita Gasparyan 6-3, 4-6, 8-6 desde 0-4 hacia abajo en el tercero y finalmente derrotando a la favorita local Caroline García 1-6, 6-4, 6-4 desde 0-3 hacia abajo en el tercero. La brillante actuación de Blinkova, que solo fue detenida en otros tres sets difíciles por Madison Keys, detiene una pequeña caída que la había visto caer del Top 100 durante los primeros cinco meses del año, regresando al Top 100 por primera vez desde Febrero y llegando a un nuevo ranking en el proceso.

Aliona Bolsova (+47, 137 a 90): Otra cara nueva que tuvo un impacto en Roland Garros este año fue la española Bolsova, nacida en Moldavia, que llegó a la cuarta ronda como jugadora de la previa en su primer cuadro principal de Grand Slam. De hecho, el Abierto de Francia fue solo el tercer cuadro principal de la WTA de la jugadora de  21 años después de Charleston y Bogotá en abril; habiendo tenido solo una victoria Top 100 en su haber antes de París, Bolsova anotó tres en el cuadro principal. Esta vez, el año pasado, Bolsova ocupó el puesto No. 306 del mundo y todavía hace menos de un año para volver al deporte luego de una pausa para obtener un título universitario; Esta semana entrar en el Top 100 por primera vez.