SHENZHEN, China - Timea Babos y Kristina Mladenovic se convirtieron en el primer equipo en defender con éxito un título de dobles de las Finales de la WTA en 11 años después de que derrotaron a las cabezas de serie No.2 Hsieh Su-Wei y Barbora Strycova 6-1, 6-3 en una impecable actuación de una hora y cinco minutos para levantar el Trofeo Martina Navratilova de Dobles.

El dúo franco húngaro, que se ha quedado invicto esta semana y, por lo tanto, cobrará el mayor cheque de dinero en premios en el tenis de dobles profesional con 1 millón de dólares, vengó su derrota en la semifinal de Wimbledon contra Hsieh y Strycova para convertirse en las primeras campeonas consecutivas en las WTA Finals desde Cara Black y Liezel Huber en 2007-08. Babos, que también se llevó el trofeo en 2017 junto a Andrea Sestini Hlavackova, también se convierte en la primera jugadora en ganar un hat-trick de títulos de dobles de la final de la WTA desde Lindsay Davenport en 1996-98 junto a Mary Joe Fernández, Jana Novotna y Natasha Zvereva.

En la semifinal de ayer contra las cabezas de serie No.7 Samantha Stosur y Zhang Shuai, Babos y Mladenovic tuvieron un comienzo lento y fueron dominados en el primer set, pero hoy, las campeonas de Roland Garros empezaron fuertes. Trabajando en perfecta armonía juntas, con voleas ganadoras que fluyen de la raqueta de Babos en particular, Babos y Mladenovic concedieron solo cuatro puntos en sus primero saques mientras rompieron a sus rivales en tres ocasiones.

Hsieh y Strycova, mientras tanto, mostraron poco de la forma que las había visto derrotar a las cabezas de serie No.8 Anna-Lena Groenefeld y Demi Schuurs en la ronda anterior: Strycova concedió el juego de apertura por una doble falta, mientras que Hsieh fue inusualmente lenta en reaccionar en varias ocasiones. Hacia el final del primer parcial de 21 minutos, la jugadora de China Taipei encontró repetidamente su segundo servicio castigado por los abrasadores restos de Mladenovic.

Las campeonas de Wimbledon reaccionaron al comienzo del segundo set, con Hsieh encontrando un par de ganadores para romper a Babos por primera vez, pero fue demasiado breve. Aunque el dúo Chino Taipei-Checo lograría establecerse en más juegos en el transcurso del segundo set, todavía eran demasiado propensas a errores, y sus oponentes atacando reflejándose en el marcador.

Los errores volátiles de Hsieh y otra doble falta de Strycova significaron renunciaron al break  inmediatamente, y de 2-2 Babos y Mladenovic ganarían tres juegos consecutivos en puntos decisivos, incluido otro break del servicio de Hsieh, con la húngara  una vez más ganando con potencia puntosa la red en momentos clave.

Esta ventaja sería inexpugnable: sacando para su tercer título consecutivo, Babos ganó su saque en blanco, sellando el título con fenomenal saque.