Bienvenidos a las Cróinicas de Tierra Batida, donde wta tennis.com echará un vistazo a algunos de los partidos más memorables en la temporada de tierra batida de los últimos cinco años.  Ahora desde Charleston el  intrignante encuentro entre Caroline Wozniacki y Mihaela Buznarnescu en la tercera ronda de 2019 en camino a la última final de la carrera de la danesa. 

Rebobinando Charleston:
2015: Angelique Kerber d. Madison Keys, final
2016: Sloane Stephens d. Daria Kasatkina, cuartos de final 
2017: Jelena Ostapenko d. Mirjana Lucic-Baroni, semifinal
2018: Kiki Bertens d. Madison Keys, semifinal

CÓMO LLEGARON AQUÍ: Al entrar en el Volvo Car Open, Caroline Wozniacki estaba buscando dejar atrás un mal 2018 y reiniciar.

Sin duda, había sido la mejor temporada de su carrera, con Wozniacki levantando su tan esperado primer título de Grand Slam en el Abierto de Australia y regresó al No.1 de la WTA. También había llegado a una final en Auckland, y levantó dos trofeos más en Eastbourne y el Premier Mandatory en Beijing.

 

Foto por Volvo Car Open

Pero a lo largo de esa temporada, Wozniacki reveló más tarde, que también estaba luchando físicamente y sufría dolor a pesar de su éxito en la pista. Después de caer en la segunda ronda en el US Open, la danesa fue diagnosticada con artritis reumatoide, un trastorno inflamatorio crónico que afecta las articulaciones.

"Pensé que era solo la gripe", dijo Wozniacki a la prensa en Singapur al final de la temporada. "Voy a Washington, me duelen las rodillas, me duele la pierna, y digo:" Está bien, simplemente sigue adelante ". Y juego en Montreal, y algo todavía no se siente bien. Me despierto y no puedo levantar mis brazos sobre mi cabeza ".

Para 2019, Wozniacki se estaba adaptando a la vida con artritis reumatoide y buscaba volver a su mejor tenis. Clasificada como la número 13 del mundo, la danesa llegó a Charleston en busca de su primer cuartos de final de la temporada, después de luchar contra Laura Siegemund en su primer partido de segunda ronda.

 

Show time! Tennis United Episode 1

Tennis United

LO QUE PASÓ: Wozniacki levantó cejas cuando fue vista en las pista de entreno con un persona más en equipo de entrenadores: la campeona retirada del Abierto de Francia Francesca Schiavone, trabajando temporalmente con el famoso dúo padre-hija.

Tal vez fue un toque de la destreza del toque de la italiana de tierra batida, pero Wozniacki parecía estar en casa en la tierra batida verde desde el principio. Frente a la rumana Mihaela Buzarnescu, la cabeza de serie número 12, la danesa se adelantó adelantó a una ventaja de 3-0 .

Pero la resurgente Buzarnescu, que regresaba después de una grave lesión en el tobillo, mostró su lucha por volver al set, superando a Wozniacki en un juego de casi 13 minutos para mantener su saque para el 4-2, salvando tres puntos de break en el  proceso. Rompió tarde en el set para volver a poner el servicio en 5-4, pero su impulso fue de corta duración, ya que una serie de errores permitió que Wozniacki se rompiera una vez más para robar el set, 6-4.

La rumana se recuperó en el segundo set, recogiendo un break crucial en 2-2 y extendiendo su ventaja a 4-2. Los disparos de Buzarnescu a la línea estaban haciendo daño y mantenían a Wozniacki un paso atrás, y ella cerró el set con un break final al servicio de la danesa después de reclamar el primer set de su rivalidad profesional.

Wozniacki presionó enfáticamente el botón de reinicio en el tercero, comenzando con un doble break para una desalentadora ventaja de 3-0. Pero Buzarnescu no había terminado, recuperó tres juegos seguidos para recuperar los dos breaks y llegar a 3-3, ya que una frustrada  Wozniacki dejó volar los errores en el camino hacia un set final muerto.

Pero la ex No. 1 del mundo aumentó su juego cuando más lo necesitaba, aplastando ganadores de derecha cruzada para  romper por 4-3, y luego manteniendo su saque en blanco para el 5-3. Finalmente, la magia de Buzarnescu se desvaneció, ya que Wozniacki dominó con su revés para alcanzar el triple pelota de partido. La primera oportunidad se convirtió para la danesa cuando un revés de Buzarnescu fue largo.

 

Foto por Volvo Car Open

LO QUE DIJERON: Aunque Buzarnescu fue la que más se arriesgó en el día, con 39 ganadores y 47 errores no forzados, Wozniacki fue más estable y tuvo una relación más limpia, con 26 ganadores a 22 errores no forzados. Después del partido, hizo una evaluación franca de su desempeño de arriba abajo.

“Comencé agresivamente. Jugué como quería jugar ”, dijo Wozniacki. “Pude sentir la presión que venía de ella, así que sabía que no iba a rendirse fácilmente, y jugó aún más agresivamente, y las cosas comenzaron a cambiar un poco. Y creo que me puse un poco a la defensiva, pero al mismo tiempo realmente no pude profundizar porque me estaba presionando demasiado.

“En el tercer set nuevamente tuve un buen comienzo pero realmente no lo sentía. Luego, en el 3-3, solo tenía que intervenir. Tuve que intentar tomar la pelota antes y creo que valió la pena un poco ”.

Wozniacki destacó su fortaleza mental durante ese sexto juego del tercer set como la clave para sellar la victoria, siendo paciente y confiando en la experiencia para saber cuándo arriesgarse.

"Creo que si entras en pánico, es cuando está perdido", dijo. "Pero obviamente con 3-3 pierdo tres juegos seguidos, y siento que incluso cuando acertaba buenos tiros, me estaba pasando por la red o las cosas iban en su dirección". Y solo tomé algunas respiraciones profundas y dije, está bien, tenemos que empezar de nuevo y comenzar a  trabajar aquí ”.

 

Foto por Volvo Car Open

QUÉ SIGNIFICÓ: La victoria envió a la campeona del Volvo Car Open 2011 a su primer cuartos de final de la temporada, y fue un paso crucial en el camino hacia la final. Wozniacki pasó a derrotar a dos jugadoras cabezas de serie más, la No.15 Maria Sakkari y la No.16 Petra Martic, en dos sets antes de reservar un choque final contra Madison Keys.

Su carrera terminó con una derrota en dos sets n la lucha contra la estadounidense, cayendo 7-6 (5), 6-3, pero Wozniacki le quitó muchos aspectos positivos, incluyendo alejarse con un mayor amor por la tierra batida al final de su carrera.

"Crecí jugando en tierra batida al aire libre, así que sabía qué hacer, y creo que perdí un poco ese patrón una vez que comenzamos a jugar en pista duras", dijo Wozniacki. "Creo que ahora estoy empezando a darme cuenta de lo que necesito hacer, y no siempre puedo hacerlo, pero al menos estoy en el camino correcto y puedo ver hacia lo que necesito trabajar".

 

Gracias a ganar el título, Keys también se convirtió en la decimoquinta ganadora de individuales de la WTA, extendiendo la racha sin precedentes de diferentes campeonas que definieron el comienzo de la temporada 2019.

Para Wozniacki, Charleston sería la última final de individuales de su carrera, ya que la danesa más tarde anunció su retiro durante la temporada de descanso de 2019 y se despidió del tenis en el Abierto de Australia de este año. Terminó sus 15 años de tenis profesional con una corona de Grand Slam, 30 títulos de la WTA y el ranking más alto posible de No. 1 del mundo.