PALM BEACH, FL, USA - Acapulco ya parece que haya sido "hace un millón de años" para la mexicana número 1 Renata Zarazua, pero los recuerdos de esas noches eléctricas en el Abierto Mexicano TELCEL todavía están frescos en su mente.

Clasificada como No.270 en el mundo, la wildcard de 22 años deleitó a los fans mexicanos con su recorrido de cuento de hadas a la semifinal, convirtiéndose en la primera mujer de su país desde 1993 en avanzar a esa etapa en un torneo de la WTA. Y también lo hizo con estilo, derrotando a la cabeza de serie número 1 Sloane Stephens en su primer partido para hacer que el mundo del tenis se sentarse y tomase nota.

"Creo que fue la mejor semana de mi vida", dijo Zarazua, hablando en wtatennis.com desde Palm Beach, Florida, donde está en confinamiento con su hermano Patricio. "Experimenté muchas cosas diferentes que nunca antes había experimentado. Todo fue realmente nuevo para mí.

“Me llevé de Acapulco muchos recuerdos y experiencias hermosas. Espero poder repetirlo algún día ".

"Estoy muy feliz de poder experimentarlo todo con mi hermano", agregó. "Siento que fue de gran ayuda durante toda la semana para mí, ayudándome a ganar partido tras partido".

 

2020 Acapulco Highlights: Home heroine Zarazua stuns Zidansek

Zarazua atribuye su éxito de Acapulco en parte a un renovado equipo de entrenamiento dirigido por su hermano mayor Patricio, un ex jugador de tenis universitario de Palm Beach Atlantic University, quien viaja con ella y el profesional retirado de la ATP Hugo Armando, con quien entrena en Palm Beach.

"Es el mejor equipo que he tenido en todos estos años, simplemente porque nuestra relación como amigos, especialmente fuera de la pista, es excelente", explicó Zarazua. “Todo lo demás simplemente fluye desde allí. Y, por supuesto, mi hermano, que es la pieza más importante ".

"Siempre hemos tenido una excelente relación, y desde que comenzamos a trabajar juntos acordamos que si hubiera discusiones en la pista,l as resolveríamos en la pista", dijo. "Porque tan pronto como salgamos de la pista, seguiremos siendo hermanos como siempre".

Los hermanos provienen de una familia llena de tenistas, que se remontan a su tío abuelo Vicente Zarazua, un profesional mexicano que jugó 16 partidos de la Copa Davis para su país y ganó medallas de oro en dobles en los Juegos Olímpicos de 1968 en la Ciudad de México en los eventos de demostración y exhibición del tenis.

 

La propia Renata comenzó en la capital mexicana, recogiendo una raqueta a los ocho años y compitiendo en torneos regionales y nacionales en todo el país poco después. Se mudó al sur de Florida a los 13 años para continuar su entrenamiento, y todavía se encuentra allí hoy. Zarazua, que mide 5'4 "(1.62 m) estudió los partidos de Dominika Cibulkova y Simona Halep para aprender cómo maximizaban sus armas para compensar su altura.

La jugadora mexicana había estado rondando el Top 200-300 durante años, luchando en el Circuito Profesional de la ITF, donde había ganado dos eventos de 10,000$. Este año, con la ayuda del Fondo de Desarrollo Grand Slam de la ITF, hizo el cambio más importante al nombrar a su hermano como su entrenador y contrató al fisio Carlos Aranda durante la pretemporada.

Con su nuevo equipo, Zarazua de repente se encontró jugando su mejor tenis y comenzó la temporada con una carrera a las semifinales en la ITF 25K en Vero Beach antes de dirigirse a Acapulco.

"Sabía que estaba entrenando muy bien y que las cosas iban muy bien porque mi equipo me dio mucha confianza de que estábamos en el camino correcto", recordó Zarazua. "Pero nunca esperé que iba a suceder tan temprano en la temporada".

En Acapulco, Zarazua iluminó las pistas con su asombrosa y sorprendente victoria de primera ronda, Stephens, y continuó llenando la empacando la Grandstand Caliente para otras dos batallas dramáticas de tres sets, derrotando a Katie Volynets y la No. 7 del mundo Tamara Zidansek en su camino a una semifinal histórica.

 

Foto por Getty Images

“En mi primer partido, todavía no había mucha gente mirándome, pero una vez que vencí a Sloane Stephens el estadio comenzó a llenarse", recordó Zarazua. “El público me apoyó mucho. Lo aprecié y fue hermoso escucharlos gritar "Re-na-ta" una y otra vez ".

Lo más destacado de su semana fue salir al imponente Estadio de Acapulco, que estaba lleno hasta los topes con seguidores que enarbolan la bandera tricolor de México para su histórica semifinal contra Leylah Fernández de Canadá.

"Siempre que lo pienso, sé que es un momento que nunca olvidaré", agregó. "Y que sucedió en México, que experimenté todo esto en México, lo hizo aún más especial, porque la gente estuvo conmigo todo el tiempo".

Ella llevó su confianza a Monterrey y luego a Iruapuato, donde había llegado a las semifinales. Pero el día en que iba a enfrentarse a Astra Sharma de Australia, Zarazua recibió la abrupta noticia de la suspensión de la temporada de la ITF como resultado de la pandemia mundial de coronavirus.

"Por un lado, fue muy difícil aceptar mentalmente la situación, quiero decir que estaba jugando muy bien y sentí que todo iba en una buena dirección", dijo. "Pero al mismo tiempo, durante esa semana en Acapulco y luego Monterrey e incluso Irapuato, me estaba agotando mentalmente.

"[El parón] me ayudó un poco porque tuve que irme a casa, sentarme y reflexionar sobre todas las cosas buenas que sucedieron y llevarme los aspectos positivos".

 

Ahora, Zarazua no tiene más que tiempo, ya que la temporada de tenis continúa suspendida hasta al menos el 12 de julio. Pero se aprovechará de ello: la joven de 22 años comparte un apartamento en Palm Beach con su hermano y entrenador Patricio, con quienes está confinada. Su complejo también tiene una pista de tenis, y Renata tenía planes de entrenar con regularidad.

"Realmente no quiero perder este tiempo, creo que es mejor para mí mantenerme activa para poder mantener mi mente ocupada también y tener una distracción de todas las cosas que están sucediendo", dijo Zarazua, hablando antes de que entrase en vigor el Florida la orden de quedarse en casa. "Mi equipo y yo ya hemos decidido que no vamos a planificar a largo plazo, vamos a pensar en bloques de dos semanas". Cada semana vamos a trabajar en algo específico, hasta que ya no se nos permita salir.

“Lo más importante es el aspecto mental, necesitas mucha paciencia. Al final del día, no sabemos qué torneo será nuestro próximo, por lo que es difícil tener la motivación para hacer el trabajo. Así que creo que la motivación tiene que venir de adentro, y solo trato de mejorar cada día.

"Estoy realmente contenta de que todo en Acapulco sucedió a principios de año, por lo que puede mantenerme motivada el resto del año".