El verano que comencé a jugar tenis, vi a Arthur Ashe en la televisión jugando las finales de Wimbledon.

Fui una de las niñas  afortunadas, me topé con el deporte cuando tenía seis años. El tenis no era muy conocido en mi comunidad en la década de 1970, pero hubo un programa de verano en el que mis hermanos se inscribieron a través del Martin Luther King Boys Club en Chicago. Cada verano tenían una actividad diferente y ese verano resultó ser el tenis.

Pero no me di cuenta de lo significativo que fue ese momento cuando tenía seis años. En mis cursos de tenis, desde muy temprano nos enseñaron quién era Arthur Ashe y quién era Althea Gibson, porque mis cursos principales eran cursos completamente negros. Crecí en Chicago, que es una ciudad muy diversa, y yo vivía en una comunidad predominantemente negra. Cuando comencé a jugar, no se trataba de nuestro color, sino de salir a jugar al tenis y divertirme con las otras chicas.

 

Althea Gibson broke the color barrier in tennis when she competed at the 1950 US National Championships in Forest Hills. (Pictured with Alice Marble)

Foto por Getty Images

De hecho, conocí a Althea cuando tenía alrededor de 11 años. Ella hizo u n clinic en Midtown y tuve la suerte de ser participante, pero de nuevo, siendo tan joven, solo me preocupaba jugar tenis. Más tarde, durante mi adolescencia, comencé a aprender más sobre quién era ella y cuán significativo era su legado para el deporte. Luego, cuando comencé a jugar en la gira, creo que realmente entendí la magnitud de sus sacrificios y lo difícil que era para ella estar en nuestro deporte. Y para conquistarlo.

Fue entonces cuando Althea Gibson se convirtió en mi mayor inspiración y desde entonces he hecho mi misión continuar preservando su legado para las próximas generaciones.

 

Katrina Adams at the unveiling of Althea Gibson's statue at the 2019 US Open.

Foto por Getty Images

Uno de mis momentos más orgullosos fue el año pasado, cuando develamos develamos una estatua en honor a Althea en el US Open. Como primera presidente negra de la USTA, era algo por lo que había abogado durante muchos años, queriendo reconocer a Althea de alguna manera en el Centro Nacional de Tenis.

Hacia el final de mi último mandato, estaba sentada y hablando con Billie Jean King, quien también lo defendía. Ella me dijo: “Kat, ¿cuándo vamos a hacer algo? Si no lo hacemos bajo tu liderazgo, quién sabe cuándo se hará ".

 

Adams at the unveiling of Althea Gibson's statue, pictured with Sloane Stephens, Billie Jean King, Angela Buxton, Katrina Adams, Zina Garrison, Leslie Allen and sculptor Eric Goulder.

Foto por Getty Images

Porque es importante honrar a aquellos que allanaron el camino y nos brindaron una oportunidad. Así fue Althea Gibson como la primera jugadora negra que pudo romper la barrera del color en nuestro deporte. Ella fue la primera en jugar los US Nationals, en jugar el Abierto de Francia, Wimbledon y el Abierto de Australia. Y no solo para jugar esos Grand Slams sino para ganarlos. Ella ganó 11 títulos de Grand Slam en individuales, dobles y mixtos.

Y a menudo me pregunto, si no fuera Althea, ¿quién habría sido la próxima campeona? Porque se tardó desde 1957 hasta 1990 en volver a tener otra mujer de color en la final de un Grand Slam.

 

Adams with doubles partner Zina Garrison in 1995. In 1990, Garrison became the first black woman since Gibson to reach a Grand Slam final.

Es importante que la próxima generación conozca esa historia, aprecie los que vinieron antes que tíi y comprenda los desafíos y el sacrificio que hicieron para que podamos hacer lo que hacemos hoy y mañana.

Sé que había alguien, o un grupo de personas, que me había permitido hacer lo que hice ayudándome y empujándome hacia adelante, tal como había hecho con Althea. Así que realmente creo que es mi obligación y mi deber hacer lo mismo, retroceder y avanzar.

Entrevista realizada por Stephanie Livaudais

Lee más de estas series:

 

Mi Inspiración: Daphne Fancutt por Wendy Turnbull

Mi Inspiración: Miloslav Mecir por Daniela Hantuchova