La nación balcánica de Croacia se ha forjado una historia decorada en el tenis en las últimas tres décadas, y junto con sus tres campeones de Grand Slam, la juez de silla Marija Cicak ha representado a menudo en los escenarios más grandes.

Como árbitro de la insignia de oro de la WTA durante los últimos ocho años, Cicak es conocida tanto por jugadoras como por fans, ya que se ha ganado la oportunidad de arbitrar  algunos de los partidos más importantes del deporte. Entre ellos, ha supervisado dos finales individuales de Grand Slam femeninas, en Wimbledon y el US Open, y el partido por la medalla de oro entre Angelique Kerber y Monica Puig en los Juegos Olímpicos de Río.

Sin embargo, mucho antes de que ella fuera una cara conocida el la silla, Cicak era una atleta completa en su juventud, sobresalía en casi todas sus actividades deportivas, y comenzó a jugar tenis como jugadora a una edad temprana.

“Probablemente nací para hacer deporte, supongo. Lo que sea que haya allí, fue como, 'Vamos, hagamos esto, intentemos esto, intentemos eso' ", dijo.

"Hice karate, tenis de mesa, balonmano, natación ... y así es como empecé a jugar al tenis. Tenía seis años cuando mi tío le sugirió a mi madre que lo intentara. Comencé primero con esas mini clases que tomas cuando eres niña, y luego tenía 12 años cuando comencé a jugar torneos".

Nacida y criada en la ciudad capital de Zagreb, su aptitud natural para las hazañas deportivas pronto se extendió a ser árbitro de tenis. Con la necesidad creciente de árbitros para torneos satélite en su país, Cicak, con sede en el mismo club de tenis durante todo su desarrollo, obtuvo su primera certificación para trabajar en eventos nacionales a los 15 años.

"Estaba trabajando en eventos como juez de línea o en la silla, y jugaba torneos de bajo nivel para mí, solo por diversión, y realmente lo disfruté", dijo.

“Cuando tenía 18 años, decidí dejar de jugar al tenis para ir a la universidad. Decidí parar porque aquí, no es tan fácil seguir una carrera deportiva y la universidad al mismo tiempo. Es un sistema diferente de lo que es, digamos, en los Estados Unidos, y para ser honesta, solo quería centrarme en otras cosas en lugar de jugar al tenis. Solo quería ir a la escuela y disfrutar de ser árbitro".

 

 

Foto por Jimmie48/WTA

Mientras cursaba la carrera de kinesiología, Cicak continuó haciendo de arbitro como pasatiempo, se mantuvo activa practicando diferentes deportes: "Después de la universidad, incluso intenté hacer un triatlón", agregó, y no necesariamente esperaba que el arbitraje fuese el trabajo de su vida.

“Realmente pensé en ese momento que estaría haciendo algo más cercano a mis estudios. Todo realmente me llevó al tenis, pero con un pequeño giro terminé arbitrando”, dijo.

“Durante dos o tres años, fui entrenadora de tenis para niños menores de 10 años, menores de 12 años. Al mismo tiempo, estaba haciendo Futures en la silla y era juez de  línea en eventos a nivel de gira y ATP Challengers. En un momento, realmente tuve que decidir qué quería hacer.

“Mi atención se dividió, así que tuve que elegir y seguir un camino para quedarme con el tenis. Decidí ir arbitrar. Puse toda mi energía en ello, y valió la pena”.

Entonces, en la década de 1990, mientras jugadoras como Iva Majoli, Mirjana Lucic y Goran Ivanesevic estaban colocando a la Croacia recientemente independiente en el mapa del tenis al competir por los torneos más grandes y ganar Grand Slams, Cicak se embarcó simultáneamente en su propia carrera internacional.

Al final de la década, obtuvo su insignia blanca en una escuela de Nivel 2 de la ITF en Umag, Croacia, y luego obtuvo su insignia de bronce al pasar una escuela de Nivel 3 en Viena, Austria en 2002. Después de obtener el ascenso a una insignia de plata en 2007, Cicak ganó más experiencia en eventos de élite como miembro de un equipo de arbitraje conjunto entre ATP Tour, ITF y WTA a partir de 2009.

“Fuimos a todos lados. Ese fue un programa realmente genial, muchos de nosotros que ves ahora pasamos por eso y ahora trabajamos para ATP, WTA o ITF ”, dijo.

“Nos dio un amplio conocimiento de diferentes áreas, diferentes jugadoras/es se estaban acostumbrando a nosotros y también obtuvimos muchas experiencias diferentes. Cuanta más experiencia tengas, más fácil será para ti. Tuvimos que pasar por eso, así que fue un momento muy, muy valioso en mi vida".

A partir de ahí, Cicak obtuvo el ascenso a una insignia de oro al final de la temporada 2011, y se unió al equipo de árbitros de la WTA a tiempo completo al año siguiente.

 

Foto por Jimmie48/WTA

"Durante todos estos años, ha sido excelente trabajar para la organización que siempre ha promovido el deporte femenino de una manera excelente", continuó.

"Para mí, es muy importante trabajar con personas con quienes comparto los mismos valores y los mismos principios. No es casualidad que el tenis sea el deporte femenino líder en el mundo, y me considero muy afortunada, porque a pequeña escala tratamos de hacer del mundo un lugar mejor".

Junto con el currículum decorado en la pista que ha construido en casi 10 años como personal del tour, la croata también ha asumido una posición clave en la tutoría de la próxima generación de árbitros internacionales. A través del programa de desarrollo de la WTA, coordina los árbitros de la insignia de plata de la gira y, a menudo, representa la gira como instructora en las escuelas de nivel 3 de la ITF en todo el mundo.

En esta capacidad, ella presenta las reglas y reglamento del deporte y ayuda a determinar qué candidatas obtendrán su insignia de bronce de esa escuela asignada, junto con otros representantes de ATP, ITF y Grand Slams.

"El único cruce entre esto y el arbitraje de un partido son las reglas y los procedimientos que tengo que saber", dijo.

"Arbitrar un partido, es algo completamente diferente. Si estás en el Estadio Arthur Ashe con 23,000 personas allí y es un gran partido con un gran ambiente, ese es un tipo de adrenalina. Enseñar a una escuela tiene un tipo diferente de adrenalina porque hay una presión diferente, pero el conocimiento y la experiencia que tienes que tener es lo que finalmente te pone en ambas situaciones.

"Aquí hay muchas preguntas, debates, casos, vídeos, presentaciones de diapositivas, lo que sea, y son tres días bastante intensos, pero también es muy divertido".

Al tener esta oportunidad de dar forma al futuro de la profesión, la mujer de 42 años también se toma en serio el papel que ella y sus colegas femeninas han desempeñado para avanzar en la posición de las mujeres en la silla.

En 2015, por ejemplo, ella y Eva Asderaki-Moore hicieron historia durante el último fin de semana del US Open, donde dos mujeres se hicieron cargo de las finales individuales femeninas en el torneo por primera vez.

 

 

En el pasado, solía ser un porcentaje mucho más pequeño de mujeres árbitro, pero para el momento en que subía, había algunas más que venían conmigo", dijo.

“Hasta que Paula [Vieira Souza], Eva y Louise [Azemar Engzell] aparecieron siendo madres, no mucha gente pensaba que eso era posible, a pesar de que tenemos bastantes colegas entre los supervisores con niños. Jueces de silla, nosotras no ... pero estas mujeres, están demostrando a la generación más joven que esto también es posible: que puedes tener hijos, puedes tener una familia y aún puedes viajar y hacer este trabajo. Me gustaría pensar, al menos, espero que en los próximos años, se vean más mujeres que puedan hacer esto.

"Como todo lo demás cambia, nosotros también vamos a cambiar. En última instancia, nos vamos a ir, vamos a dejar todo esto a los futuros árbitros, a los nuevos, a los más jóvenes". Solo espero que en el futuro tengamos que contar con bastantes árbitros femeninas de alto rango. Creo que tendrá que suceder, porque así es como llegamos aquí ".

Como una de las jueces de silla más veteranas en el nivel más alto del tenis, Cicak también dice que uno de los beneficios de pasar un promedio de 30 semanas del año de gira en los torneos ha moldeado su visión global del mundo.

 

 

Foto por Jimmie48/WTA

Una gran parte de mi trabajo es viajar, saltar de un avión a otro y" dormir en maletas ", pero tengo mucha suerte porque es algo que me encanta hacer", dijo.

“Cuando viajas por el mundo, puedes terminar yendo a los mismos lugares, pero esos mismos lugares tienen personas que los hacen especiales y personas que tuviste la oportunidad de conocer a través del tiempo. Las ciudades cambian, los lugares cambian, incluso las personas con las que trabajas cambian, pero todos enriquecen tu experiencia de vida.

"No tiene precio. Abre tus horizontes y te da mucho más de lo que crees que obtienes cuando estás allí en ese momento. He tenido la suerte de haber logrado esto a través del tenis y el arbitraje, dos cosas que me encantan".

Y en última instancia, esas oportunidades más amplias han moldeado a su vez cómo ella ve personalmente su vocación.

"Para mí, un trabajo típico es algo en el que uno puede levantarse temprano, puede decir que no le gusta o que no quiere ir. Nunca he tenido esos sentimientos ", dijo.

“Quizás hace tres años, me di cuenta de que este es mi trabajo. Todo este tiempo, era solo mi pasatiempo lo que amaba. Nunca he considerado esto como trabajo. Es algo que me encanta hacer y me encanta estar ahí afuera.

“Me levanto por la mañana y voy a trabajar, pero nunca es un ajetreo, nunca deseo que pueda hacer otra cosa o estar en otro lugar. Tengo la suerte de que amo lo que hago, diría".

 

Watch now: Tennis United Episode 16

Tennis United