LINZ, Austria - El Upper Austria Ladies Linz ha sido un elemento básico del calendario de la WTA durante tres décadas, y ni siquiera una pandemia mundial impediría que el segundo evento bajo techo de la WTA de mayor duración, o su directora del torneo, Sandra Reichel, celebre su 30a edición en 2020.

LEE MÁS: Leyendas envían su carió a Linz en su 30 aniversario

"Puede ser el torneo más difícil de organizar si se analizan los últimos 30 años", señaló Reichel por teléfono el jueves. "No es un desafío organizar un torneo de tenis, pero las circunstancias en las que tuvieron que celebrarse fueron ciertamente desafiantes, porque la salud y la seguridad, naturalmente, tenían que ser la máxima prioridad".

Directora del torneo desde hace 20 años, Reichel está inexorablemente ligada al Ladies Linz; su padre, Peter-Michael, creó el torneo por primera vez a principios de los 90 y ella misma lo jugó como wildcard. A lo largo de una temporada incierta, el dúo se mantuvo optimista de que el torneo no solo se llevaría a cabo, sino que los fans llenarían la famosa pista central.

"Después del segundo confinamiento hace dos semanas, se convirtió en una situación muy difícil. Habíamos esbozado un concepto que incluía a 1000 personas en las gradas. Primero se redujo a 500 y finalmente se redujo a cero. En una semana, teníamos detener todo y volver a planificar todo el evento. Aún así, nunca quisimos rendirnos".

Empleando los protocolos redactados por la WTA, el torneo fue aprobado por los gobiernos austriacos tanto nacionales como regionales, siempre que se llevara a cabo sin público, esafiando a Reichel y su equipo de redes sociales a llevar el evento a aquellos que miran desde lejos.

"Hicimos una prioridad que, como sabíamos que no podíamos tener nuestros seguidores típicos, necesitábamos hacer otras adaptaciones. Por un lado, está la transmisión de televisión, pero también está el elemento de las redes sociales que podríamos usar para generar un ambiente. Nuestro equipo de redes sociales está en su lugar y está haciendo un gran trabajo al mostrarles a los fans aspectos de nuestro evento que tal vez no vean porque no están en el torneo".

En las plataformas oficiales del torneo han aparecido videos divertidos con las principales cabezas de serie Aryna Sabalenka y Elise Mertens, la semifinalista del Abierto de Francia Nadia Podoroska y Dayana Yastremska, y las actividades posteriores al partido han dado la apariencia de un torneo típico, incluso con protocolos de salud estrictos se hacen cumplir entre bastidores.

"Siempre estoy muy nerviosa cuando suena el teléfono, pensando que podría ser un médico llamándome para decirme que alguien dio positivo. Siempre existe esta sensación, que no es normal cuando normalmente se organiza un evento.

"Aún así, es una gran señal para el tenis y el deporte en general que fuéramos capaces de organizar eventos en estas condiciones. Nunca nos dimos por vencidos, nos esforzamos al máximo y tomamos riesgos calculados. Espero que haya sido la decisión correcta; hasta ahora, creo que lo fue, para mostrarle al mundo que los deportes aún se pueden realizar. Quizás también podamos proyectar positividad, confianza y optimismo al mundo".

Reichel ya ha sentido esa positividad en forma de comentarios de las jugadoras y de poder celebrar 30 años de partidos inolvidables.

"Creo que podemos estar orgullosos de ser el segundo evento bajo techo más antiguo de la gira WTA. Envía un fuerte mensaje para la gira tener torneos con una tradición tan duradera. Por supuesto, ha habido altibajos; un año, puede que se tengan muchas bajas, pero incluso en esos años, siempre tuvimos grandes finales y campeonea.

"El año pasado, Coco Gauff ganó como lucky loser, y también tuvimos a Victoria Azarenka como No. 1 del mundo, o Maria Sharapova. Tuvimos finales como Lindsay Davenport-Venus Williams en 2000. Petra Kvitova y Dominika Cibulkova ambas ganaron Linz y luego ganaron las Finales de la WTA, lo cual fue increíble. Ha habido tantos momentos especiales que cuando la gente me pide que elija uno, ¡no puedo!".

Foto por Jimmie48/WTA

Reichel, quien también se desempeña como directora de torneo para un evento ATP en Hamburgo, acredita una combinación de innovación y autenticidad con la longevidad de Linz.

"Fuimos muy pronto para incorporar pancartas LED en la pista, así como Hawkeye. Este año, usamos Hawkeye Live. Siempre hemos intentado ser innovadores, hasta el color gris oscuro de nuestra pista, así como la apariencia y sentir de nuestra arena.

"Al mismo tiempo, Austria es un país pequeño y nuestra región es muy tradicional. Siempre tratamos de incluir también patrocinadores de la región. Si vienes aquí, sientes ese ambiente familiar, que siempre fue uno de los más objetivos importantes de nuestra parte".

2020 Linz highlights: Mertens outlasts Alexandrova

Esa dinámica única ha traído jugadoras leales año tras año.

"Conocí a las dos generaciones del torneo y a los directores del torneo", recuerda la ex número 3 del mundo Nadia Petrova, quien ganó sus primeros títulos individuales y dobles en Linz. "Nos conocimos tan bien que fue casi como venir a un torneo en casa porque todo estaba muy bien organizado. Todos fuimos bienvenidos y todas las necesidades fueron satisfechas. Me encantó la ciudad y las cosas adicionales que organizarían para las jugadoras para mantenerlo interesante. Realmente hicieron todo lo posible para que fuera un buen torneo allí".

Sobre todo, Reichel ha permitido que el tenis hable, una estrategia ganadora ya que el 30 aniversario llega a una conclusión sin duda emocionante.

"Todo el mundo dice que los torneos necesitan más entretenimiento, y creo que lo que aprendimos de este año es que no es necesario apiñar tantas cosas alrededor del tenis. Nuestra pista central es el corazón del torneo, y sí, hacemos uso de innovaciones como Hawkeye Live (me gustaría usarlo el año que viene) y estamos haciendo cosas para las jugadoras y en torno a ellas pero creo que hemos aprendido que podemos minimizar las atracciones que normalmente tenemos durante la semana. El tenis es el tema principal, y no necesitamos demasiados espectáculos secundarios".