Caroline Wozniacki sobrevivió a tres complicados sets contra Elise Mertens para alcanzar su quinta final WTA de 2017; ¿Podrá la ex No.1 del mundo vencer a Katerina Siniakova para ganar su primer título de la temporada en el Ericsson Open?
WTA Staff
July 30, 2017

BASTAD, Suecia - Caroline Wozniacki logró superar un día lluvioso en el Ericsson Open, derrotando a la estrella belga Elise Mertens, 7-5, 4-6, 6-2. Katerina Siniakova será el obstáculo que tendrá que superar para ganar primer título de 2017; La joven checa derrotó a Caroline García, 6-2, 7-5.

"Fue un partido difícil", dijo Wozniacki después de la victoria. "Ella jugó muy bien, agresivamente con el viento y el sol era muy bajo, fue una combinación de esos tres factores lo que hizo que fuera tan difícil, pero traté de aguantar y ser agresiva, saqué bien cuando lo necesitaba".

Wozniacki sufrió un retraso después de múltiples interrupciones por lluvia  y fue obligada a trabajar duro contra una forma Mertens, que llegó a la final de pista de tierra batida a finales de este año en la TEB BNP Paribas Estambul Cup, para ganar su lugar en la final después de dos horas y siete minutos en la pista.

Wozniacki se recuperó de un break al inicio del partido, para ganar el primer set, pero no tuvo suerte el segundo tras intercambios de saque. En el tercer set, ella lideró por 4-1 y ya puso la directa rompiendo en blanco para asegurarse la victoria.

La danesa alcanzó tres finales esta temporada, Doha, Dubai y Miami, antes de terminar finalista ante Karolina Pliskova por segunda vez en 2017 en la hierba del Aegon International en Eastbourne. Su victoria sobre Mertens la sitúa en su primera final de pista de tierra batida desde 2015 en el Porsche Tennis Grand Prix de Stuttgart y su primera en tierra batida exterior desde 2011, cuando la dos veces finalista del Abierto de EE.UU. fue No.1 del mundo.

"Es positivo que me ponga en la situación en la que estoy en una quinta final. Definitivamente voy a tratar de conseguirlo esta vez.

"Ni siquiera he pensado en el ranking, sólo estoy tratando de jugar tan bien como pueda".

La rival para Wozniacki en la final es Siniakova, que se enfrentó a amplios retrasos por lluvia  pero superó a la cuartofinalista del Abierto de Francia García en dos sets.

"Mañana, tendré que jugar agresivamente, porque ella es agresiva también. Necesitaré contrarrestar, recuperar muchas pelotas, pero también sacar y restar bien".

Siniakova estaba sacando para el partido cuando la lluvia cayó una vez más, pero sin embargo al volver a salir a la pista logró la victoria con gran estilo.

 

"Es muy difícil, porque aún estás esperando, pero necesitas estar centrada a la pista otra vez. Seguí intentando concentrarme en mi juego y estoy muy contenta de haberlo hecho".

La checa de 21 años hizo su primera final de la WTA en Bastad hace un año, y desde entonces ha ganado su primer título a principios de este año en Shehzhen.

"Es increíble, el ambiente es realmente bueno, así que estoy feliz de poder volver, no estaba segura de jugar aquí de nuevo, pero estoy de vuelta y en la final".