La defensora del título del US Open cayó en dos sets ante la jugadora japonesa de 19 años.
WTA Staff
August 29, 2017

NUEVA YORK, NY, EE.UU- La última vez que Naomi Osaka jugó en el Estadio Arthur Ashe, la adolescente se derrumbó cuando su liderazgo de 5-1 sobre Madison Keys se disipaba. Un año después, dejó bien atrás esa derrota,  anotando la victoria más grande de su carrera y primera ante una Top 10 con un 6-3, 6-1 ante la cabeza de serie No. 6 Angelique Kerber

Fue una exhibición brutal de poderoso tenis por parte de Osaka, que golpeó 22 ganadores y tardó sólo 65 minutos para completar la sorpresa - pero había habido interrogantes sobre su condición física en Flushing Meadows. La No.45 del mundo se había retirado de su último partido en la tercera ronda de Toronto con una lesión abdominal - aun así, ella había notificado su forma incluso entonces tomando un set ante la No.1 del mundo Karolina Pliskova. Hoy, en una estrecha secuencia de apertura de seis juegos de servicio consecutivos, la primera indicación del pico de Osaka fue cuando la jugadora japonesa se defendió de la primera pelota de break que salvó con un largo peloteo que terminó con un brillante ganador de revés.

Ninguna defensora del título del US Open había perdido en la primera ronda del año siguiente desde Svetlana Kuznetsova en 2005, pero los problemas de Kerber se agudizaron en el octavo juego del set, ofreciendo su cuarta y quinta doble falta en camino a sufrir el primer break del partido. Pero fue en el siguiente juego que Osaka comenzó a jugar un tenis especial.

A medida que Kerber se abalanzó hasta llegar a dos pelotas de break,  los recuerdos del colapso del año pasado podrían haberla atormentado, pero este año, la jugadora de 19 años produjo primero un ganador excelente y luego un espectacular golpe de derecha salvando ambas. Dos puntos más tarde, la alemana puso un golpe a la red y Osaka estaba a un set lejos de su primera victoria ante una Top 10 en 10 intentos.

El nivel de Osaka siguió en aumento: el segundo set fue una impresionante exhibición de tenis de poder, ya que rompió Kerber a 15 en el primer juego y siguió subiendo su nivel sin parar. Los enormes golpes salvaron una pelota de break en el siguiente juego, y después Osaka rompería a la ex No. 1 del mundo dos veces en ruta para establecer una segunda ronda contra Rebecca Peterson o Denisa Allertova.

No fue sólo la victoria más importante para Osaka: el partido de hoy también marcó la victoria más alta para una jugadora japonesa desde que Akiko Morigami eliminase a la No.3 Nadia Petrova en Roland Garros en 2006. Para Kerber, la derrota significará que exactamente un año después de haber subido al No.1 por primera vez, la alemana caerá fuera del Top 10 después del US Open.