Garbiñe Muguruza está pasando un gran momento en pista y también fuera de ella.
WTA Staff

LONDRES,  Gran Bretaña - A Garbiñe Muguruza siempre le pasan cosas raras en Wimbledon.

No necesariamente dentro de la pista, pues no ha cedido un solo set en todo el torneo, pero sí fuera de ella cuando está en casa.

“Cada vez que vengo a Wimbledon, pasa de todo en esa casa”, bromeó la española.

“Me encanta la carne. Estábamos preparando unos buenos entrecots y preparé muchos. Salió tanto humo que saltó la alarma de incendios. Pensé: ‘¿Por qué ponen una alarma justo encima de los fogones?’”

Por supuesto la alarma saltó y tanto Muguruza como su equipo tuvieron que ventilar la cocina hasta que la alarma paró.

“Me encanta cocinar. Siempre estoy cocinando. Me relaja mucho”, explicó.

En pista, Garbiñe mostró una versión muy sólida y consistente ante Sorana Cirstea. Ahora espera la número uno del mundo y finalista la pasada edición, Angelique Kerber, en lo que será uno de los duelos de la jornada del lunes. Muguruza no planea una táctica o estrategia diferente. Quiere seguir haciendo las cosas que están saliendo bien.

“Cuando juegas ante jugadoras top, primero tienes que mostrar tu mejor nivel. Creo que ante ella he sabido encontrar un buen nivel, buenos golpes, buenos servicios”, continuó.

“Yo quiero dominar, tomar el control, y arriesgo. Es un juego que pasa por intentar llevar el partido. Me tengo que adaptar a otras jugadoras, pero no siempre es ese el plan A. El plan A es mi plan”. 

Garbiñe Muguruza (Getty)

“Kerber es muy sólida. Se mueve genial. Es la número uno del mundo. He tenido partidos difíciles con ella, interesantes”, fotografió la española, que también quiso destacar lo bien que ella se encuentra.

En esta semana, la campeona de Wimbledon en 1994 Conchita Martínez está acompañando a Muguruza, pues su entrenador Sam Sumyk no podía venir a Wimbledon. Para Garbiñe, la compañía de Martínez está siendo una gran ayuda.

“Cada vez que habla Conchita lo dice tras haberlo vivido en su propia piel. En los primeros partidos, hablábamos de lo nerviosa que podía estar y ella sentía lo mismo. Es muy importante hacer todo lo que pueda para no dejar nada al azar en el partido. Luego, el juego es el juego, pero los detalles son muy importantes. No hay ningún secreto. Conchita y Sam tienen la misma visión”.

La rivalidad entre Kerber y Muguruza ha tenido siete duelos hasta la fecha. Muguruza domina por 4-3, habiendo ganado su único duelo en hierba. Fue en Wimbledon 2015, en tercera ronda. Ese año la española acabó disputando la final.