La cabeza de serie No.3 Karolina Pliskova avanzó sin problemas a los cuartos de final del Dongfeng Motor Wuhan Open con una victoria sobre Wang Qiang.
WTA Staff
September 27, 2017

WUHAN, China - La cabeza de serie número 3, Karolina Pliskova, finalizó la puja de Wang Qiang para convertirse en la primera jugadora china en alcanzar los cuartos de final en el Dongfeng Motor Open de Wuhan el miércoles, con una victoria por 6-2 y 6-1.

Wang fue incapaz de producir algo de la magia que le ayudó a derrotar a la campeona del US Open Sloane Stephens en el primer set en el encuentro de la tercera ronda del miércoles, ya que la ex No.1 del mundo  rompió el saque cuatro veces y nunca se enfrentó a una pelota de break en camino a una dominante victoria de 48 minutos.

Esta fue la segunda victoria para Pliskova sobre una jugadora china esta semana, después de que derrotó a Zhang Shuai en su primer partido, y se enfrentará a Ashleigh Barty con las semifinales en juego.

"Me sentí muy bien hoy, creo que fue el partido perfecto desde el primer punto, casi no fallé nada... Estoy muy contenta con mi juego de hoy", dijo Pliskova en la pista tras el partido.

"El partido que jugué ayer [contra Zhang] me ayudó a superar los momentos difíciles y, ya no jugaré contra una jugadora china, así que espero tener un poco de apoyo para mi”.

Una impresionante exhibición de la No.4 del mundo con 23 ganadores por sólo siete errores no forzados, abrumando a Wang con gran precisión y poder desde la línea de fondo.

Habiendo perdido siete partidos consecutivos contra jugadoras del Top 10, Wang se quedó con Pliskova en los primeros juegos del partido, pero se perdió el juego en blanco para quedarse atrás 3-1 en el primer set.

La checa nunca perdió su ventaja después de ese punto, y terminó el primer set con su segundo break del partido en el octavo juego.

El segundo set demostró más de lo mismo para la No. 3, que rompió el servicio dos veces más y ganó 20 de los últimos 22 puntos para ganar su pase a cuartos de final.

Tres de los últimos cuatro juego no sólo fueron para Pliskova, sino que lo hizo de manera enfática en blanco para ayudar a la checa a llegar a su segundo triunfo de su carrera en Wuhan.