Sloane Stephens superó a la cabeza de serie número Maison Keys en una final totalmente americana para ganar el primer título de Grand Slam de su carrera. Lee sobre el partido y mira los momentos más destacados.
WTA Staff
September 10, 2017

NUEVA YORK, NY, EE.UU. - El verano de Sloane tiene un Slam.

En una actuación de Tour de Force, Sloane Stephens superó a su compatriota Madison Keys, 6-3, 6-0, para ganar su primer título de Grand Slam en el US Open 2017, el sábado por la tarde en el Estadio Arthur Ashe.

"Todavía no lo he asimilado", dijo Stephens en su conferencia de prensa posterior al partido, "pero espero que dentro de poco, una vez que, como, pueda sentarme y relajarme y pensar en ello, me daré cuenta de que realmente soy la campeona del US Open".

Stephens hizo una actuación tranquila, inmaculada, con 10 ganadores y sólo seis errores no forzados. Los 30 errores no forzados de Keys negaron a sus 18 ganadores, y muchas veces se sintió frustrada por la magnífica capacidad de Stephens para extender los puntos.

"¿He cometido seis errores no forzados en todo el partido?" -exclamó después Stephens. "No creo que eso me haya pasado nunca, eso es una estadística, me encrespa", continuó ella, apretando los dedos.

Stephens perdió su saque en el partido de 61 minutos, con Keys no aprovechando ninguna de sus 3 oportunidades de break-point, lo que ocurrió durante un solo juego al final del partido.

Con el título, Stephens asciende hasta el No. 17 del ranking - un estrepitoso salto de su a menudo discutido ranking de No.975 para comenzar el verano. Stephens también mejora a 5-0 en finales de la WTA.

Sloane Stephens lifts the trophy after winning the US Open
sloane stephens

"Antes del partido, estaba muy nerviosa", dijo Stephens. "Sólo traté de mantener la calma y mantener mi compostura y ejecutar cada pelota hacia abajo. Eso fue todo.

El partido comenzó con ambas jugadoras probando los puntos fuertes de cada una: el movimiento de Stephens y la inventiva, y el poder de Keys en el saque y el golpe de derecha. Ambas fueron tentativas inicialmente, durante la primera final del Grand Slam para cualquiera de ellas.

Fue la firmeza de Stephens lo que hizo que Keys cediera el saque primera, lanzando tres errores no forzados en el 2-2 para darle a Stephens la ventaja inicial. Stephens suavemente se mantuvo en su saque para los próximos dos juegos, obligando a Keys a subir la apuesta si quería volver en el set.

Keys continuó jugando agresivamente, pero, más a menudo que no, sus  golpes no se quedaron dentro de las líneas. Stephens se adjudicó su primer set point en 5-3 cuando golpeó un revés a la línea de fondo, pero un error no forzado - sólo su segundo del partido hasta ese punto - lo regaló.

Pero un error de revés de Keys más adelante en el juego dio a Stephens una segunda oportunidad para hacer el break y ganar el set - y un segundo error de revés consecutivo di o el set a la jugadora no cabeza de serie.

Casi no hubo problemas para Stephens en el segundo set. Keys trató de cambiar las cosas y comenzó a presionar en la red, entrando en más, pero Stephens tuvo las respuestas, rompiendo por una ventaja de 2-0 en un juego en el que golpeó dos pases maravillosos - uno de derecha y uno de revés.

Keys todavía no pudo calmar sus errores no forzados, y le dio a Stephens otro break para el 4-0, cuando hizo una doble falta en pelota de break en contra.

La única vez que Stephens estaba preocupada en el partido fue cuando ella estaba sirviendo en 4-0 y rápidamente bajó triple pelota de break, dando a Keys las primeras pelotas de break del partido. Pero un ganador de revés, un ganador de derecha, y un ganador de volea después de un destacado rally la devolvió al duelo, y se mantuvo desde allí por 5-0.

Keys, ahora desinflada, siguió tratando de encontrar los ganadores que le habían transportado a la final, pero ya era demasiado tarde, y Stephens aprovechó su tercera pelota de partido para completar la aniquilación del segundo set. Increíblemente, Stephens ganó los últimos ocho juegos para cerrar el partido y conquistar el primer Grand Slam de su carrera.

"Yo fui lo suficientemente afortunada como para mantenerlo un poco más largo, y yo sólo salí y competí y corrí por cada pelota", dijo Stephens. "Eso es todo en lo que me centré".

Así, el verano de Sloane llega a su conclusión con el final más grandioso imaginable. "Cuando me operaron, no pensé que estaría en ningún lugar cerca del título del US Open", admitió la campeona.

"Estaba pensando en todas las cosas equivocadas", continuó Stephens. "Una vez que olvidé de eso y me di cuenta de que lo que tenga que pasar va a pasar, que he trabajado duro para llegar aquí y, ya sabes, eso es lo que, entonces creo que mucha de esa tensión se alivió y yo fui capaz de jugar solo y correr y competir y simplemente salir y buscarlo después de cada partido".

"Quiero decir, no hay palabras para describir cómo llegué aquí, el proceso que pasó o algo así, porque si le contaras a alguien esta historia, estaría como, 'Eso es una locura'".