Sloane Stephens jugó como nunca el jueves en la tercera ronda de la Rogers Cup, derrotando a la tercera cabeza de serie Angelique Kerber dejando caer sólo cuatro juegos
WTA Staff
August 11, 2017

TORONTO, Canadá - El regreso de Sloane Stephens en la Rogers Cup continuó con éxito el jueves por la tarde en Toronto, con la estadounidense eliminando a la tercera cabeza de serie Angelique Kerber para alcanzar los cuartos de final, 6-2 y 6-2.

La ex No. 11 del mundo mantuvo su regreso inspirador con una victoria de 58 minutos sobre la cabeza de serie No.3, una actuación en marcado contraste con los dos largos partidos a tres sets que ganó contra Yulia Putintseva y Petra Kvitova.

"La semana pasada, dije que al final iba a vencer a alguien – ganar a tres jugadoras, está bastante bien", dijo Stephens después del partido. "Por lo tanto, estoy contenta con eso - contenta de estar jugando bien y sólo feliz de estar de vuelta en la pista de nuevo. En el primer partido, jugué bien, contra alguien que no creo que haya jugado antes., y entonces el segundo partido contra Kvitova nunca es fácil y ella es zurda, que no he jugado en mucho tiempo.

"Lo mismo hoy, yo realmente salí y jugué mi juego, estaba acostumbrada al saque zurdo para que me ayudara un poco, salí y jugué mi juego y tuve un buen resultado".

Stephens nunca había pasado la tercera ronda en la Rogers Cup antes de esta edición, con su mejor resultado anterior siendo en su debut en 2013.

La estadounidense no se sintió nerviosa por la ocasión en el partido del jueves, ya que utilizó su golpe de derecha para empujar a Kerber alrededor de pista,  incluso en las primeras etapas del partido.

La ex semifinalista del Abierto de Australia dominó todos los aspectos del primer set de 24 minutos, ya que rompió a Kerber dos veces en dos oportunidades, sirvió a un asombroso 85 por ciento y perdió sólo cuatro puntos en total.

El segundo set se mostró más de lo mismo, ya que Stephens siguió con su impulso desde el primer juego con un break en el primer juego de servicio de la alemana, pero tuvo que profundizar en saque en el siguiente juego por primera vez en el partido.

En total, Stephens se vio obligada a salvar tres pelotas de break cuando se acercó a la línea de meta por primera vez en el segundo set, cuando Kerber buscó entrar en el partido.

Sin embargo, cerrando un juego de cuatro deuces, Stephens mantuvo su saque y nunca se enfrentó a una pelota de break de nuevo el resto del camino, antes de asegurar un break en el quinto juego en el camino para asegurar la victoria en exactamente una hora.

La estadounidense de 24 años se enfrentará a Lucie Safarova en cuartos de final, después de que la checa puso fin a la racha ganadora de Ekaterina Makarova, 6-3, 6-7 (3), 6-2.

"En este punto, no se trata realmente de ganar y perder", evaluó Stephens. "Es sólo salir y volver a jugar, ha sido un proceso largo y un largo camino, así que sólo el placer de poder competir de nuevo".